En busca del segundo hijo

china-extiende-la-politica-del-jpg_700x0

En el año 1979, China impuso la Ley del hijo único, con el objetivo de controlar el crecimiento desmedido de la población y así frenar la pobreza. En un principio se pensó en llevarla a cabo durante una sola generación, pero luego se fue extendiendo, lo que causó un impacto negativo en la sociedad.

Durante esos años, muchas provincias debieron imponer altas multas a quienes no cumplieran con la ley. Pero la ciudad de Yichang, ubicada en el centro de China, siempre fue un ejemplo nacional en el cumplimiento de la política del hijo único. Durante muchos años tuvo un porcentaje de natalidad inferior a un niño por pareja, razón por la cual en el año 2010 fue designada oficialmente como un ejemplo nacional. Aun cuando se hablaba de la posibilidad de dar marcha atrás con la ley, ellos seguían firmes a aquello que en el año 1979 se había impuesto desde Pekín. Sin embargo, con la abolición de la norma que imponía un único descendiente por pareja, todo cambió. Así como fueron muy respetuosos de las antiguas normas, en la actualidad, las autoridades se concentran en incentivar a las parejas a tener un segundo hijo y así apoyar las normativas nacionales.

La única condición para tener dos hijos es que uno de los integrantes de la pareja sea hijo único. Según se cree, la tasa de natalidad ascenderá considerablemente, por lo cual se están adecuando los hospitales y capacitando a los profesionales de la salud, especialmente a las parteras para que puedan atender el incremento de las demandas. Afortunadamente, la sociedad celebra la noticia y se prepara para tener, al fin, una familia tipo, como en la mayoría de los países.

 

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos