Los Pasteles de la Luna

Según una antigua leyenda, las tortas de luna fueron el recurso utilizado por un general del ejército para liberar a China del dominio de los mongoles.

La historia cuenta, que él logro organizar una sublevación enviando a cada habitante del pueblo un pastel de la luna en cuyo interior llevaba un mensaje secreto con instrucciones precisas sobre lo que debían hacer.

La rebelión fue todo un éxito y la ciudad fue liberada y a partir de ese momento nunca dejaron de servirse durante este festival. Además, simboliza la unión familiar.

Queremos enseñarte a hacerlos para que vos también puedas revivir el espíritu de aquella época.

La preparación es muy fácil, siempre y cuando no te saltees ningún paso, veamos:

 Ingredientes

Para la masa: 4 tazas de harina; ¾ taza de leche en polvo; 1 cucharada de polvo de hornear; 1 cucharadita de sal; 3 huevos grandes; 1 ¼ tazas de azúcar; ¾ taza de manteca derretida a temperatura ambiente; 1 ½ cucharaditas de esencia de vainilla.

Para el relleno: 1 taza de mermelada de durazno; 1 taza de dátiles secos picados; 1 taza de coco rallado seco; ¾ de taza de pasas de uvas.

Para el glaseado: 1 huevo ligeramente batido; 2 cucharadas de agua.

Preparación

En primer lugar se debe preparar la masa, para eso coloca en un recipiente profundo la harina, la leche en polvo, la sal y mezcla. En otro recipiente coloca los huevos, agrega el azúcar y batí durante 5 minutos. Incorpora la manteca derretida y el extracto de vainilla y mezcla todo en forma envolvente. Incorpora los ingredientes secos a la mezcla líquida hasta formar una masa. Amasa hasta que quede homogénea. Luego, enrolla la masa y  dejala descansar en la heladera durante toda la noche.  A la mañana siguiente retirala y cortala en círculos del mismo tamaño, se podrán obtener entre 15 y 20 trozos. Reservala.
Por otra parte, mezcla la mermelada, los dátiles picados, el coco y las pasas.
Precalentá el horno a 190º y  prepara dos asaderas forrándolas con papel manteca.

Armado de los pasteles

Estira la masa hasta lograr un círculo de 7, 5 cm teniendo en cuenta que las orillas deben ser más finas que el centro. Coloca el relleno en el centro de cada círculo y junta los bordes presionándolos para que quede bien cerrado, luego forma una esfera y aplanala.
La tradición china es sellar la superficie con un sello de repostería y este es el momento de hacerlo; luego pinta cada pastel con la mezcla de huevo.

Ubica los pasteles en la asadera, a una distancia de 3 cm entre sí y llevalos al horno. Cocina durante 30 minutos o hasta que estén dorados. Dejalos enfriar y servilos junto a una rica taza de té chino.

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos