El emperador arrepentido

Wan Zhao Jun, fue una de las más de 3000 mujeres del emperador Han Yuan, de la dinastía Han. En aquella época ella inspiró la frase Luo Yan, que significa “Hace caer a las ocas del cielo”. El  emperador tomaba como esposas a muchas mujeres que debían vivir en el palacio, sin embargo no conocía a todas personalmente sino que seleccionaba a las más bonitas mediante retratos pintados que colgaban en las paredes. Aquellas que no fueran elegidas pasaban toda la vida en soledad, sin poder salir del lugar que le fuera asignado y sin posibilidades de estar con su familia, por esa razón las damas le pagaban al pintor imperial para que las retratase más bellas de lo que en verdad eran. Wan Zhao tenía una gran moral y no aprobaba el engaño, por lo tanto su pintura no la favorecía, por lo cual pasaron los años y ella nunca fue seleccionada.  En esa época, los mongoles solían invadir las fronteras del dominio Han, entonces para lograr la estabilidad y la paz, el gobierno aplicaba una política que consistía en casar a las jóvenes con los jefes del bando contrario. En una oportunidad, el emperador ofreció una de sus mujeres y, para decidir a cuál dejaría ir, miró los cuadros de su colección y eligió a la menos bonita de todas. Ella fue Wang Zhao, hasta ese momento él nunca había visto a la muchacha personalmente, ella aceptó pero antes de la partida debía presentarse ante su esposo y así lo hizo. Estaba maquillada y bien vestida, por lo cual su belleza se destacaba aún más, por eso cuando su marido cuando la tuvo frente a él se dio cuenta del error que había cometido, era la más bellas de las 3000. El futuro esposo retiró a su mujer y el emperador ordenó matar al pintor.

Cuando llegó a su nuevo hogar Wan Zhao Jun preguntó si podía estar en contacto con la naturaleza, ya que nunca había tenido la posibilidad de hacerlo y por supuesto su pedido no sólo fue concedido, sino que tenía libertad para hacer lo que quisiera; lo primero fue recorrer el parque y justo en ese momento una bandada de ocas volaba sobre el palacio, al verla no pudieron seguir, obnubilados por tanta belleza y cayeron. Fue una mujer muy importante para ese reino ya que enseño a tejer, a hacer seda y cultivar entre otras cosas, lo que favoreció mucho a ese pueblo.

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos