La Diosa de la luna

Chang E es la diosa china que habita en la luna, fue la esposa de Hou Yi, el famoso arquero que derribó a nueve de los diez soles, hijos del Emperador de los Cielos Orientales.

Según cuenta la leyenda, mientras Yi estaba cazando en la montaña, vio a una hermosa dama sentada debajo de un gran árbol de laurel. Se acercó a ella, ambos se miraron e inmediatamente se enamoraron.

Tiempo después, se casaron en el mismo lugar en que se conocieron y comenzaron una nueva y feliz vida juntos.

El sueño de ser eternos

Uno de sus deseos más recurrentes, era vivir para siempre y disfrutar eternamente.

Por esta razón, el esposo fue a visitar a la suprema Diosa del Cielo para que haga realidad su sueño.

La Diosa le entregó el elixir de la vida eterna, pero también le advirtió que la poción era suficiente para que dos personas fueran inmortales, pero, que si una sola lo tomaba completo, podría volar al cielo y convertirse en un Dios.

Hou Yi regresó feliz a su casa, le transmitió el mensaje a su esposa y dejo la poción a su cuidado.

Diosa por accidente

Un día,  Chang´E se encontraba sola en su casa y un extraño entró a su hogar e intentó robarle la poción.

La joven le presentó batalla, sin embargo no poseía tanta fuerza para vencerlo, por lo cual decidió tomar el elixir mágico y evitar la muerte.

Inmediatamente, sintió que su cuerpo se volvía muy liviano, tanto que se desprendió del suelo y comenzó a ascender al cielo.

Chang´E, la luna y su conejo

En ese momento, se dio cuenta que nunca más podría volver a la tierra y eso la apenaba; por eso, al pasar por la luna se aferró a ella para, desde allí, estar más cerca de su marido.

Afortunadamente, pudo llevarse con ella a su conejo blanco, quien después de comer una pequeña parte de la poción, se convirtió en un mágico conejo de jade.

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos