Hot Pot Chino – Si lo probas, no podés parar de comer

Las bajas temperaturas del invierno son ideales para disfrutar del Hot Pot o fondue china, un plato típico de China, delicioso y nutritivo.

Este plato tiene una larguísima historia, todo comienza en la región del Norte de China, lugar donde las temperaturas son muy bajas en época invernal y donde se utilizaba el huoguo (olla caliente) tanto para cocinar como para calefaccionar ambientes reducidos.

La olla tradicional es redonda y en el medio tiene una especie de chimenea donde se coloca el carbón encendido. Alrededor queda libre y es donde se coloca el caldo caliente. Allí se van colocando distintos ingredientes cortados en láminas finas, generalmente se usaban vegetales y carne de cerdo. Luego, ingresaron tribus nómades de Mongolia y cocinaban cordero de esta forma. Pero durante la dinastía Tang (a.C 618-906) también llego al sur del país, donde preferían prepararlo con mariscos.

Actualmente las ollas son eléctricas y existen tres estilos de Hot Pot:

Mongol: su ingrediente principal es el cordero y no puede faltar el queso de soja, albóndigas desésamo y coles chinas.

Sichuan: su ingrediente principal es la pimienta de Sichuan, pechuga de pollo, brotes de soja, hongos, pato y pepino de mar. 

Cantonés: es más suave, tiene diferentes pescados y mariscos tales como langostinos vieiras y cangrejo, entre otros.

Preparalo así:

Colocá en la olla un rico caldo casero de carne o pollo, si te gusta picante agregale pimientas de Sichuan, pimiento picante o lo que más te guste. Conecta la olla y deja hervir.

Seleccioná los ingredientes que más te gusten, puede ser solamente vegetales o combinado con carnes. Cortá todo en láminas bien finas y colocalo en fuentes o platitos. Por otra parte prepará pocillos pequeños con salsa de soja, de sésamo, vinagre de arroz y alguna otra salsa que te guste.

Así se come

Cada comensal elige lo que más le gusta y lo coloca en la olla, la idea es no dejarlo cocinar más de un minuto (por eso debe estar cortado muy fino) y luego, con la ayuda de un cucharon o espumadera lo retira y lo coloca en su plato. A partir de allí se condimenta a gusto. La idea es cocinar de a poco, para comer los alimentos calientes y disfrutar de una charla amena.

¡Animate a probarlo!

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos