Celebrando el primer año del bebé

Las costumbres chinas relacionadas con la celebración del cumpleaños son de lo más curiosas. El primer año de vida de un bebé, por ejemplo, es un acontecimiento trascendental y, por ello, lo festejan con una tradición llamada Zhuazhou. Esta ceremonia consiste en que los padres del niño coloquen una serie de artículos frente a él y lo dejen que elija libremente uno de ellos. Según la creencia aquello que llame más su atención será determinante para conocer cuáles serán sus futuras inclinaciones y capacidades en la adultez.

Esta tradición no es nueva, sino que se viene llevando a cabo desde la época de la Dinastía Song (960-1279 d.C.), en ese momento era una fiesta meramente familiar y no una ocasión para grandes fiestas ni regalos costosos. Los mismos se limitaban a juguetes o dim sum, uno de los platos típicos de China, costumbre que sigue respetándose.

Otra de las tradiciones chinas por excelencia al cumplir años consiste en que el cumpleañero coma los famosos fideos de la longevidad o sau mein. Estos pueden medir hasta 1 m de longitud en representación de una vida próspera, larga y saludable. Lógicamente no está permitido cortar los fideos ya que se considera un acto que llenará nuestras vidas de mala suerte y acortamiento de la vida.

Este tipo de pasta se elabora con harina de trigo y huevo, su color es amarillento y su textura firme. Son muy consumidos especialmente en el sur de China y Hong Kong, aunque en la actualidad también se los suele comercializar envasados en los supermercados.

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos