El té de rosas

Las rosas Ping Yin Meigui son originarias de la zona oriental de China y con ellas se obtiene, entre otros productos, un delicioso té. La principal región productora de rosas rojas es Ping Yin -de allí su nombre- es la provincia de Shandong, también conocida  como la ciudad natal de las rosas rojas. Tanto es así que, en el año 1996, el Departamento de Ciencias Forestales del Estado la declaró como “Ciudad de las Rosas”, tan famosa en China como en el exterior. Incluso, en ese lugar existen laboratorios destinados a mejorar e incrementar los cultivos de esta variedad de rosas tan utilizado en la medicina como en la cosmética.

 

El cultivo de las aromáticas Ping Yin Meigui, datan desde hace más de 2000 años y siempre se destacaron por su excelente calidad.

 

En China, las mujeres utilizan esta flor tanto para preparar infusiones como para aplicar su decocción en el rostro desde hace miles de años y los resultados, sin duda, se reflejan en el aspecto aterciopelado de su piel. La razón de este maravilloso efecto se relaciona con el predominio de componentes antioxidantes en sus pétalos. Los beneficios de la rosa se consiguen bebiendo regularmente su infusión, tomando un baño de inmersión con pétalos o creando una serie de mascarillas faciales.

 

Preparación del té

 

El té de rosas es muy sencillo de preparar, colocar de 3 a 6 gramos de pimpollos secos de rosas en una tetera con agua potable hirviendo, tapar y dejar que la infusión repose durante 5 ó 10 minutos, colarla y beberla; si se desea se puede endulzar con miel.

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos