Té blanco, sólo para emperadores

El blanco es una de las variedades más exquisitas de té chino y esa es una de las razones por la cual  durante siglos fue el favorito de los emperadores quienes, además, tenían la exclusividad absoluta para beberlo.

Sin duda, la elaboración de este té ha sido uno de los secretos mejor guardados durante siglos, por lo cual la gente del pueblo no sólo no podía beberlo, sino que quien osara probarlo era ejecutado.

Existen historias que afirman la creencia de que esta infusión constituía un verdadero elixir para lograr la inmortalidad.

El más famoso de ellos es el Silver Needle, uno de los más finos que existen en la actualidad; el mismo se produce en  la provincia de Fujian. La cosecha se realiza únicamente durante los primeros días de la primavera, cuando se retiran solamente los brotes más tiernos que aún no hayan abierto, debido que es allí donde se concentran la mayor parte de los nutrientes de la planta. Una vez obtenidas las hojas, se someten a un proceso completamente artesanal que consiste en secar las hojas de manera tal que conserve su pureza original. Del modo en que se realice  este trabajo dependerá la calidad y sabor del té, razón por la cual quienes se dedican a ello son verdaderos profesionales.

Comparte si te gusto la nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Tabla de contenidos